Términos y Condiciones de la campaña de Viajes - Noviembre 2017 a Enero 2018

Promoción: 50% de descuento en el acompañante (segundo seguro de viaje) en los planes América Latina, USA & Canadá, Europa y Resto del mundo

Válido para compras desde el 27 de noviembre al 14 de enero de 2018. Válido para viajes que inicien hasta el 14 de julio de 2018.

  • Mínimo de días de contratación: 5 días.

  • Máximo de días de contratación: 365 días.

  • Edad de contratación: de 18 a 69 años (de los dos asegurados)

Stock Mínimo 200

Solo aplica para los planes de seguro siguientes: plan América Latina Básico y América Latina Plus (cobertura en todos los países de Latinoamérica, excepto Estados Unidos, Canadá, Cuba y Venezuela), para el plan USA & Canadá Básico y USA & Canadá Plus (cobertura únicamente en Estados Unidos y Canadá), para el plan Europa Básico y Europa Plus y para el plan Resto del Mundo básico y Resto del mundo Plus.

El 50% de descuento aplica solo para el segundo seguro comprado, siempre que los dos asegurados se encuentren entre las edades de 18 a 69 años y que viajen juntos, en la misma fecha de viaje, al mismo país de destino y la duración del viaje sea la misma para ambos asegurados.
La suma asegurada de cada una de las coberturas es individual para cada asegurado, hasta el límite establecido de acuerdo al plan contratado.

Aprende a comer rico y sano

 

Existen enfermedades que pueden ser prevenidas dependiendo del estilo de vida que llevemos y una de estas es la diabetes. Un factor importante dentro de la forma en la que decidas llevar tu vida es la alimentación, y esta necesariamente no tiene que incluir dietas y platos desagradables para ti. Por eso te revelaremos algunas dietas y platos con los que disfrutarás prevenir la diabetes.

Dieta Hipocalórica

Sabemos que una de las consecuencias de la diabetes es el sobrepeso y la obesidad, por eso esta dieta es exclusiva para poder reducir tu peso de forma progresiva. Sin embargo, tienes que considerar que esta debe ser acompañada con un aumento de actividad física, esto no quiere decir que debe hacerse ejercicio de forma extenuada. Además, esta dieta debe ser monitoreada por un nutricionista para que determine de forma más precisa que nutrientes son los que necesitas según tu actividad, edad, peso, altura y sexo:

  • Para empezar el día, puedes incluir 1 pieza de fruta (fuera de hipercalóricos como uvas, chirimoya, plátanos o higos), yogurt o leche desnatados, infusiones sin azúcar y/o zumo de frutos cítricos. Además, pan integral o tostadas.
  • En el almuerzo, ensalada de verduras y hortalizas (evita las habas, guisantes, coles y papas), carne o pescado asado, cocido, al vapor o a la plancha (evita la piel y el cerdo o solo come la parte de menos grasa).
  • Para la cena, huevos cocidos, fiambre de pavo o jamón, queso fresco desnatado, entre otros.

Dieta Mediterránea

Se le denomina así ya que predominan alimentos tradicionales de dicha zona. Si quieres llevar una alimentación mucho más sana debes de elegir esta dieta, seguirla requiere de tiempo para poder prepararla y darse el espacio de comer correctamente. Sin embargo, es necesario cambiar nuestros hábitos alimenticios y así prevenir enfermedades de obesidad. Esta dieta es un perfecto cómplice contra la diabetes ya que abunda en hidratos de carbono y el aceite de oliva hace que la glucosa de nuestro cuerpo se regule.

  • En el desayuno, puedes consumir leche o acompañarla con café, batidos o zumo de frutas, tostadas, cereales integrales, mermelada de fresa, pan con aceituna con rodajas de tomate y aceite de oliva.
  • Durante el almuerzo, sopa de garbanzos, filete de pollo a la plancha con brócoli al vapor, lomo de cerdo a la plancha con salsa de mostaza y arroz, tortilla de verduras, bonito, entre otros.
  • Para la cena, sopa de fideos, col salteada, crep de espinacas, crema de verduras, pescado frito, brochetas de pavo, etc.

Recuerda que durante la dieta mediterránea debes considerar usar el aceite de oliva como principal grasa de adición, consumir alimentos de origen vegetal en grandes cantidades (frutas, frutos secos, etc), pan y alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y productos integrales) y consumir productos lácteos.

Como puedes ver, para poder prevenir esta enfermedad no tienes que someterte a dietas forzosas, solo necesitas darte el tiempo para poder preparar estos alimentos y tener una vida dulce sin diabetes.

¿Qué comer en el desayuno, almuerzo y cena?

¿Eres de los que por el trajín del día, del trabajo, del hobby u cualquier otra cosa, no le da importancia a lo que está comiendo? ¿A veces cambias tu desayuno o almuerzo por algo simple? Entonces presta atención a nuestras recomendaciones y entenderás la gran importancia que conlleva saber qué y cuándo comer, pues te revelaremos cómo debemos alimentarnos desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos.

DESAYUNO

Muchas veces solemos obviar el desayuno y/o tratamos de reemplazarlo mediante pequeños aperitivos por cuestiones de rutina, falta de tiempo o porque creemos que no es tan importante, como el descanso por ejemplo, para poder tener un mejor rendimiento en el día. Sin embargo, creer y hacer eso es un grave error.

El desayuno es el primer contacto del organismo con diferentes fuentes de energía, después de haber ayunado por 6 – 8 horas. El tipo de desayuno que tengas va influir en tu día, si regularmente empiezas la mañana con un trabajo importante o con horas de estudio un poco intensas, tener un buen desayuno influirá en la energía de tu cerebro y en el de tus músculos. Por ello la importancia que como bebida consideres los zumos de fruta natural, leche y avena; como aperitivo frutas, cereales, granola, huevos, jamón de pavo, etc.

ALMUERZO

Algunos creen que evitando el almuerzo a toda costa reducirán algunas tallas o calorías (acumulan grasas si no se lleva un control), otros por el factor “tiempo” comen cualquier cosa (comida rápida) menos lo que deberían. Lamentablemente estas creencias o actitudes pueden terminar en un efecto rebote, generándonos mayor apetito en el transcurso del día o en la noche, creando así un desbalance metabólico en nuestro organismo, cosa que puede terminar en situaciones muy perjudiciales para nuestra salud.

El almuerzo es la segunda fuente de energía que tenemos después del desayuno, es donde el cuerpo vuelve a recuperar lo que ha perdido en la mañana y se prepara para poder hacer frente las actividades de la tarde. En buen cristiano, renovaremos fuerzas teniendo un buen almuerzo en esta parte del día. Por ello es sumamente importante que te des el tiempo y espacio de poder disfrutar de tus alimentos en vez de optar por comidas rápidas, pequeños aperitivos o descartar por completo tu almuerzo.

CENA

Esta es la parte más complicada, por un lado, están los que no comieron nada en el almuerzo, ahora tienen un apetito voraz y comen de forma descontrolada, por otro lado, los que tuvieron un almuerzo normal, quieren comer algo en la noche y no lo hacen porque creen que así reducirán un talla más. Aquí es donde viene la típica pregunta: ¿Cenar engorda? Pues no, lo que engorda es comer mal por las noches.

Este es el momento en el que tenemos que considerar que ya no realizaremos mayor desgaste de energías porque entraremos en un periodo de descanso, por consiguiente no debemos de darle mucho trabajo a nuestro organismo comiendo de forma desmedida, provocando que pase toda la noche esforzándose en digerir y no en descansar. Por ello que, los que comen en exceso, tienen que reducir sus porciones y su tipo de alimento, dándole algo más ligero al cuerpo como pastas o arroz con salsas livianas y verduras, un pequeño lonche, pescados blancos (son más fáciles de digerir), etc. Y los que no comen nada pero su cuerpo les pide alimento pues deben de dárselo, en bajas proporciones.

Como ves todos los alimentos tienen su momento y respetar los tiempos te ayudará a poder tener un mejor rendimiento y podrás sentir como tu organismo se muestra cada vez más saludable. Siempre recuerda “desayunar como rey, comer como príncipe y cenar como mendigo”.

¡Alerta! señales que sugieren cambiar tu alimentación.

Aumentar de peso de manera irregular es la forma más conocida de saber que debemos hacer algún cambio en nuestras comidas. Pero nuestro cuerpo tiene otras maneras de comunicarnos que algo puede andar mal y de solicitarnos revisar nuestros alimentos para evitar posibles complicaciones en nuestra salud.

Enumeramos para ti, una serie de señales que el cuerpo nos envía pero que pasamos por alto o que adjudicamos a otros factores. Comencemos:

  1. Gases. La inflamación estomacal es indicador de la mala digestión que estamos teniendo debido a un alimento. Mucha gente por ejemplo siente malestar cuando consume leche o quesos y esto es debido a que ignoramos que podemos ser intolerantes a la lactosa, enzima que está en los productos lácteos.

  2. Estreñimiento. Normalmente este problema se origina por la poca ingesta de fibra, la cual permite regular el sistema digestivo y así desechar los residuos de los alimentos ingeridos en nuestras comidas. Si esto te sucede, incorpora poco a poco más vegetales como el brócoli o cereales como la avena.

  3. Siempre tienes hambre. Si realmente sientes hambre, y no es solo un momento de ansiedad, tu cuerpo está requiriendo más nutrientes y tu cerebro está diciendo que no tiene lo que necesita para mantenerse bien. Estate atento a ello, puede ser que no estés teniendo costumbres alimentarias adecuadas.

  4. Mal humor. A veces exageramos y queremos eliminar los carbohidratos de nuestra vida sin saber que ellos, son importantes para la producción de serotonina en nuestro cerebro y la serotonina, la responsable de regular nuestros estados de ánimo.

  5. Cansancio. Si es constante es un aviso por observar. Es síntoma de muchas situaciones, normalmente desfavorables, que atraviesa nuestro cuerpo, entre ellas, una mala nutrición. Si te sientes así todo el día, asegúrate de estar comiendo la cantidad mínima de proteínas, grasas saludables y carbohidratos necesarios para no llegar al final del día completamente agotado.

  6. Te enfermas muy seguido. Un sistema inmunológico debilitado es propenso a contraer cualquier enfermedad, incluso virus o bacterias que están en el ambiente pero no sabemos que están ahí. La mejor forma de mantenerlo fuerte es tener una dieta balanceada y variada que incluya proteínas como las que se encuentran en vegetales de hojas verdes, carnes y menestras.

  7. Tu piel y cabello lucen deteriorados. Una alimentación baja en vitamina A puede ser la raíz de un acné inesperado, de piel visiblemente desgastada y uñas quebradizas. Puedes mejorar esta situación consumiendo zanahorias, camote, melón, brócoli, col, espinaca, entre otros.

  8. Depresión. La deficiencia de algunas vitaminas, minerales y/o omega 3 puede conducir a la depresión. Presta atención a esta señal porque es muy importante detectarla a tiempo y no empeorar tu estado. Según algunos estudios, consumir complementos nutricionales de ácido fólico y vitamina B12 mejoran los estados depresivos.

Lo que decidimos comer tiene un efecto directo en nuestra productividad, habilidades cognitivas y bienestar corporal, y por ello es importante, no solo porque querramos mantener una bonita figura. Cada uno de nosotros tiene un gran potencial que podremos desarrollar. Como todo en la vida, es una elección el cómo querer comer y vivir. Solo recuerda que podemos revertir nuestros malos estados de salud o anímicos, solo cambiando nuestra alimentación y eso es algo, que podemos hacer de a pocos y día a día.

Consumo de comida chatarra, una mala elección

La comida son aquellos alimentos que nos ayudan a subsistir, permiten que nuestro organismo realice procesos que sin ellos no podríamos seguir viviendo. Por ello, cuando hablamos de ¨comida chatarra¨, nos referimos a la que no sirve ni aporta beneficios en la ejecución de las funciones corporales. Normalmente son los que contienen altas cantidades de azúcar, grasa y/o sal y debido a sus componentes, aumentan el apetito innecesariamente provocando a veces un consumo excesivo de este tipo de comida.

Consumir este tipo de comida de manera habitual es perjudicial para la salud, además del aumento de peso existen otras posibles consecuencias que hemos anotado:

Fatiga y debilidad. La comida chatarra no tiene proteínas ni vitaminas, no brindan a nuestro cuerpo la energía requerida para desarrollar tus tareas durante el día y por el contrario, nos hace sentir débiles o cansados.

Problemas de memoria y aprendizaje. Los altos niveles de grasa y azúcar que se encuentra en la comida chatarra interrumpen el funcionamiento regular del sistema nervioso y por ello, algunos procesos cognitivos.

Aumenta el padecimiento de enfermedades cardiovasculares. El aumento repentino de azúcar en la sangre lesiona los vasos sanguíneos inflamándolos.Las grasas que se encuentra en esta comida, fomenta la adhesión de colesterol a las arterias bloqueando el flujo de sangre al corazón.

Depresión. Nuestros niveles hormonales pueden verse alterados, inclinándonos a desarrollar depresión de algún tipo.

Puede provocar problemas digestivos. Las personas que consumen comida chatarra habitualmente, desarrollan colon irritable o reflujo porque el aceite que contiene aumenta la producción de ácido e irrita el estómago.

Incremento en la posibilidad de tener enfermedades renales. Regularmente la comida chatarra tiene en su composición gran cantidad de sal, es decir de sodio, mayor al que nuestros riñones deberían recibir para continuar filtrando correctamente las toxinas que consumimos. Podemos dañarnos al sobrepasar su capacidad de funcionamiento.

Mayor posibilidades de contraer algún tipo de cáncer. La comida chatarra no aporta fibra y ésta permite la limpieza de toxinas en nuestro cuerpo. De no eliminarlas, podríamos estar permitiendo el desarrollo anormal de células y con esto, contraer algún tipo de cáncer.

Puede causar diabetes. La alimentación saludable provee al cuerpo de la cantidad adecuada de glucosa y con este flujo constante, la insulina puede transportar a las células y mantener los niveles de energía equilibrados. La glucosa que no logra ser incorporada a las células, va directamente a la sangre, se a umentan sus niveles en ella y se incrementan las chances de tener diabetes.

Puede dañar el hígado. La gran cantidad de grasa que consumimos en dicha comida, puede lastimar nuestro hígado con daños similares observados en casos de alcoholismo.

Envejecimiento prematuro. Ingerir comida chatarra impide una oxigenación correcta de nuestra piel, no pudiendo sus células realizar procesos de manera adecuada como por ejemplo el de regeneración.

Hay comida chatarra que sabe muy bien y puede ser deliciosa, podemos consumirla a veces a manera de premio para nosotros cuando queremos engreírnos. Tal vez sea difícil elegir en ese momento pero detengámonos a pensar y recordemos cómo queremos sentirnos no sólo ese día sino todos los demás días que queremos vivir.

NOTA SANNA: Vida vegetariana ¿será conveniente?

El vegetarianismo y el veganismo son dos formas diferentes de alimentación. Por ello junto a la dra Jenny García de SANNA hemos desarrollado este tema para que, antes de tomar la decisión de incorporar este tipo de dieta, conozcas sus ventajas y desventajas.

En el vegetarianismo se incluyen alimentos de origen vegetal y en ocasiones derivados de alimentos de origen animal como leche, derivados y huevos, pero der ninguna manera carnes como tal.

Se dice que es el modelo de alimentación más saludable. Existen varios tipos como por ejemplo:

  • Vegetariano estricto: Dieta exclusivamente en alimentos a base de vegetales.

  • Lactovegetariano: Dieta que incluye alimentos vegetales, además de lácteos y derivados.

  • Lactoovovegetariano: Dieta consistente en alimentos vegetales, además de productos lácteos y huevos.

  • Vegetariano parcial (o semivegetariano): Dieta a base de vegetales, pero que también se pueden incluir pescado o pollo, pero de ninguna manera carnes de res y de cerdo, así como de huevos y lácteos.

En el veganismo, la dieta es estrictamente con alimentos de origen vegetal. Forma parte de un estilo de vida, incluso no se utiliza nada de vestimenta como zapatos, carteras de cuero.

  • Veganismo: Es la más extricta. No se consume ningún alimento derivado de animales incluso lácteos, huevos o miel.

  • Crudivorismo: Es una dieta vegana. Los alimentos se consumen crudos y se dejan de lado todos los procesados.

Si bien la presencia casi mayoritaria de verduras, frutas, frutos secos y cereales en este tipo de alimentación hacen pensar que es una opción perfecta para estar sanos, conozcamos un poco más sobre las ventajas y desventajas.

Ventajas:

  • Ayuda a controlar la hipertensión. Las verduras, frutas y cereales brindan un bajo aporte de colesterol y grasas saturadas. De este modo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es menor.

  • Previene la obesidad. El bajo contenido calórico que tienen los vegetales y las frutas ayudan a mantener un peso adecuado.

  • Reduce las posibilidades de tener cáncer u otras enfermedades. Debido al mayor consumo de fibra, la expulsión de elementos tóxicos en órganos como los intestinos, el colon y el estómago es más efectiva. Además, los antioxidantes que se ingieren naturalmente a través de esta dieta, protegen a las células de un envejecimiento prematuro y su crecimiento normal.

  • Mejor control de diabetes. El nivel glucémico de verduras, cereales y semillas es mínimo por lo que ayuda a quienes padecen de esta enfermedad o incluso para prevenirla.

Desventajas:

  • Las vitaminas vegetales no son completas. Existen nutrientes y minerales que se obtienen en mayor proporción y con mayor poder de absorción al consumir productos cárnicos como por ejemplo el hierro, que de faltarnos nos predispone a tener anemia o los bajos niveles de B12 afectan nuestro cerebro y el funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Cada organismo es distinto y por ello, responden de manera distinta. Cualquier cambio drástico en tu alimentación podría alterar tu buen estado de salud, por eso es importante investigar primero. Si estás interesado en adoptar esta dieta, habla con tu médico y recibe orientación profesional para saber si es una dieta adecuada para ti y si lo es, que te indiquen cómo sustituir algunos alimentos para no disminuir tu ingesta de vitaminas o minerales.

Bienvenido a una alimentación saludable

Lo primero que debemos saber es que comer saludable no es hacer dieta o comer alimentos desagradables al paladar. Una alimentación saludable puede ser sabrosa, a veces es cuestión de tener curiosidad por probar nuevos sabores, de imaginación para combinar ingredientes y sobre todo de saber elegir.

Algunos hemos mantenido por años la costumbre de comer lo primero que encontramos al momento de sentir hambre, o por lo que sea más sencillo de preparar. Todo mal hábito puede ser difícil de modificar pero podemos lograrlo con voluntad y con el conocimiento seguro que alimentarnos de manera sana nos hará sentir más enfocados, con mayor energía y sobre todo presentando menos enfermedades durante el año.

Te damos algunos consejos para ir adquiriendo la salud que te mereces:

  • Cambia la leche entera por la baja en grasa. Las grasas no saturadas son mejores para combatir enfermedades cardíacas.

  • Reemplaza café por té. Los dos son ricos en antioxidantes, pero el té tiene menos cafeína, la cual en cantidades superiores a los 450 mg (3 tazas de café aproximadamente) por día podría ocasionar problemas cardiovasculares.

  • Bebe agua mineral en vez de gaseosas. El agua mineral no contiene azúcar y ayuda a reducir los antojos por las gaseosas.

  • Come más pescado en lugar de otras carnes. La proteína del pescado es una gran opción para fortalecer nuestros músculos y para obtener Omega 3, ácido graso que ayuda a un buen funcionamiento del cerebro.

  • Consume nueces y frutas secas en vez de galletas en tus snacks. Los frutos secos contienen grasas que en cantidades adecuadas colaboran en procesos del sistema nervioso y del cerebro.

  • Evita el pan y la pasta de granos blancos. Los alimentos de grano blanco atraviesan procesos que eliminan grandes cantidades de salvado y germen de trigo, fibra natural que es muy beneficiosa para la limpieza del organismo. Opta por opciones integrales ya que al no buscar su refinamiento, sus productores mantienen estos componentes.

  • Usa aceite de oliva para acompañar tus ensaladas. Es mucho más saludable la grasa de este aceite que la de otros y es más saludable que otros aliños.

  • Mantente hidratado durante el día. Toma entre 8 y 10 vasos de agua diariamente.

  • Cena temprano. Tendrás tiempo de hacer una digestión adecuada y consumir gran parte de la energía obtenida de tus alimentos.

La decisión es siempre tuya y no es la idea que sufras dejando de lado algunos alimentos. Date un gustito de vez en cuando, no hay que ser drásticos con nosotros. Sin embargo, si haces pequeños cambios en el tipo de comida que ingieres, estarás haciendo bastante por ti. Poco a poco será más fácil elegir por el bienestar. Verás cambios positivos en tu salud, en cómo te sientes física y mentalmente y eso será el empuje que necesitabas para continuar.

Términos y Condiciones de la campaña “Celebra la vida, nosotros nos encargamos de protegerte”

Datos de la empresa:

Razón Social: Pacífico Compañía de Seguros y Reaseguros

N° de RUC: 20332970411

  • La persona registrada en el sorteo debe ser cliente de Pacífico Compañía de Seguros y Reaseguros y contar con un producto vigente.

  • Los datos ingresados deben ser correctos y veraces, caso contrario no podrá hacerse ganador de uno de los premios.

  • El sorteo se realizará en presencia de un notario, en las oficinas de Pacífico Seguros (Av. Juan de Arona 830, San Isidro – Lima)

  • Todo intento de fraude o interferencia con el sistema de registro, eliminará al participante del sorteo.

  • La vigencia de cada sorteo inicia desde la recepción del mail para participar hasta la fecha indicada en el mismo.

  • Los colaboradores de Pacífico Seguros no podrán participar de la campaña.

  • La empresa se contactará con el/la ganador/(a) para coordinar la entrega del premio.

¿Sabes cómo calcular el consumo de energía de tus artefactos eléctricos?

Ahorrar está en nuestras manos. Pero para hacerlo necesitamos tener información. Por eso, te ayudamos para que tú mismo calcules cuánto consumen los artefactos de tu hogar.

¿Cuántos watts consume una pc, una lavadora, una refrigeradora o un televisor?

Más importante aún: ¿sabes qué son watts?

Quizás muchas veces te has hecho estas preguntas.

Encontrar las respuestas pasa por un simple ejercicio que te enseñaremos a continuación y que te permitirá reducir tu consumo de energía. Con esta simple guía te será muy fácil hacer tus propios cálculos y ahorrar en tu próximo recibo de electricidad.

Consejos simples para ahorrar energía en casa

Sigue estos simples tips y no solo verás cómo se reduce el monto de tu recibo de electricidad, sino que, además, estarás contribuyendo con el medio ambiente.

Si es que, a pesar de tus esfuerzos, todos los meses el recibo de electricidad no disminuye, debe ser porque algo estás haciendo mal.

“En una facturación de S/ 150 –consumo promedio de una familia de cuatro personas en Lima Metropolitana- se podría registrar un ahorro de hasta S/ 50”, afirma el ingeniero Óscar Chevarría, supervisor de Atención a usuarios en el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin).

Si es que te preguntas cómo ahorrar energía, lo primero que debes saber es que, en el día a día, tenemos ciertas prácticas o hábitos que no ayudan a disminuir el monto de tu recibo. Por ello, queremos compartir contigo estos simples consejos, que pueden ayudarte a ahorrar luz y hacer una gran diferencia.

Cinco recomendaciones clave para evitar el robo de tu auto

El auto propio es un sueño de muchos. Pero, ¿te has puesto a pensar que hay una serie de previsiones que debes tener en cuenta para cuidar tu preciado bien?

Tener un carro propio te cambia la vida en todo sentido. Primero llegan las tan ansiadas libertad e independencia para moverte a tu antojo. Pero, también, estás expuesto a adversidades, como ser víctima de un robo de auto. Solo en el 2016, según la Policía Nacional del Perú, más de 17 mil autos fueron robados a nivel nacional.

Para no ser un número más en las estadísticas, la prioridad es trabajar en la prevención. Por ello, aquí te damos cinco recomendaciones para prevenir un robo y mantener tu auto a buen recaudo.

  1. Parqueo seguro: Busca zonas seguras para estacionar. Si vas a parquear en la calle, prioriza los lugares iluminados y, en lo posible, donde haya seguridad municipal, pues es más confiable. Si usas estacionamientos privados, busca aquellos formales, que ofrezcan seguridad. En ambos casos, revisar las condiciones en las que dejas el vehículo, asegurar bien las puertas y activar la alarma. Un tip útil es tratar de parquear en un lugar complicado para los ladrones. Por ejemplo, entre dos autos, o en zonas permitidas de alta afluencia vehicular.

  2. Protección en el garaje: Así guardes tu auto en el estacionamiento de tu casa o edificio, asegura las puertas y verifica la alarma. Mantente alerta cuando sales y entras en tu auto, para identificar algún acto sospechoso, así podrás evitar que algún delincuente te siga o aborde. Cambia tus rutinas, de manera que sea difícil establecer un patrón de entradas o salidas de la casa.

  3. Seguridad reforzada: Invierte en sistemas de seguridad para restringir el acceso a extraños e impedir el desplazamiento de su auto. El sonido de la alarma es muy efectivo en términos disuasivos, pero no es suficiente. Lo recomendable es reforzarlo con algunas otras herramientas, como un bloqueador de timón, capot o una tranca de pedales. Asimismo, puedes implementar un dispositivo cortacorriente o “traba gas”. Finalmente, considerar la instalación de un sistema de seguridad con GPS, de modo que se pueda apagar el vehículo remotamente y dar aviso a la policía.

  4. Sin provocaciones: Nunca exhibas las cosas de valor como laptops, maletines, billeteras o celulares en el auto. Es recomendable que las guardes en la maletera o las cubras, pues son estímulos que llaman la atención de los ladrones. Finalmente, aunque parezca obvio, asegúrate de no dejar las llaves del auto colgadas dentro o en la puerta. Lleva los documentos del vehículo contigo (tarjeta de propiedad y SOAT), para evitar facilitarle las cosas al ladrón, de ocurrir un robo.

  5. Respaldo especializado: Contrata un seguro contra robo de auto que te proteja y cubra una posible pérdida de autopartes, o del vehículo en su totalidad. Ten en cuenta que no solo los autos modernos y nuevos atraen a los ladrones. Los autos más antiguos también son provechosos porque suelen no disponer de tantos elementos de seguridad y pueden desmantelarse rápidamente para comercializar las autopartes. ¿Qué hacer si te roban el auto?
    En caso de robo de tu auto y de contar con un seguro vehicular, reporta el hecho inmediatamente a tu aseguradora, quien te guiará en el proceso. Presenta una denuncia en la comisaría más cercana y, si el auto cuenta con GPS, comunícalo a tu proveedor de servicio, para que gestione el rastreo del mismo.

Con estos consejos, solo resta que pises el acelerador de tu sentido común y mantengas activada tu alarma de alerta.

¿Vives solo cómo prevenir un robo en tu hogar?

Mientras estás sentado en su cómodo sillón, podrás ver cómo tu esfuerzo profesional y disciplina en el ahorro valieron la pena para independizarte y vivir solo. Ahora tienes tus propias reglas y, por lo tanto, puedes entrar y salir de casa cuando quieras. Pero, recuerda que, sin las previsiones adecuadas, dejar la casa sola puede terminar siendo toda una preocupación.

¿Qué puedes hacer para desviar a los ladrones y prevenir robos? Te lo contamos a continuación.

  1. Refuerza la seguridad: Implementa sistemas de protección adicionales. Por ejemplo, una barra de seguridad para la puerta principal que soporte el forcejeo de una palanca y los golpes que las cerraduras convencionales suelen no resistir. Asimismo, si la casa da directo a la calle, coloca barrotes en los accesos como las ventanas. Una cámara de seguridad, o un sistema de alarma, nunca está de más para prevenir robos.

  2. Cierra todo: Cierra con llave todas las puertas, controla que las cerraduras funcionan bien, asegura las ventanas y cierra persianas o cortinas.

  3. No casas fantasma: Recoge las promociones y la folletería que dejan en tu puerta. Limpia la fachada y, si tienes plantas en tu puerta, mantenlas en buen estado. En pocas palabras, demuestra que tu vivienda está habitada.

  4. Iluminación salvadora: Instala focos con temporizador o sensores de movimiento. La iluminación de la vivienda, tanto interna como externa, es una medida efectiva para desalentar a los amigos de lo ajeno.

  5. Identifica aliados: Que amigos o familiares ronden tu casa con frecuencia, durante tus ausencias prolongadas. De ser posible, que enciendan las luces y recojan tu correspondencia.

  6. Sin exhibiciones: Mantén tus objetos de valor lejos de las ventanas, desde donde se aprecian fácilmente. Es recomendable que cierres las cortinas, sobre todo de noche cuando la luz al interior es más intensa.

  7. Fuera de todo alcance: No guardes documentos personales, donde figure tu firma, junto con talonarios de cheques u otros documentos bancarios. Ten el hábito de guardar tus documentos y cosas de valor con llave y en lugares no evidentes.

  8. Personas ajenas: Mantén tus objetos de valor y dinero fuera del alcance de personas extrañas. Recuerda la disposición de tus cosas por si encuentras un cambio sospechoso.

  9. Llamadas engañosas: Instruye a todos en casa para que no caigan en estafas telefónicas, como aquella en la que una persona, simulando ser amigo o familiar, llama asegurando que tiene la autorización de recoger cualquier objeto o bien. Pídeles que, en caso de recibir un pedido de este tipo, te llamen primero para confirmar.

  10. No es suficiente el conserje: Que siempre te avisen cuando alguien llegue a buscarte, antes de dejarlo pasar. Recuerda que tener a alguien en la recepción del edificio, que permita el acceso de las personas, no necesariamente evita los descuidos, o los actos de coacción o complicidad.

  11. Pregunta antes de abrir la puerta: De tener una mirilla (también llamado ojo mágico), echa un vistazo previamente. Recuerda que los delincuentes pueden hacerse pasar por trabajadores de servicios o delivery, y acceder a tu hogar. Si no lo pediste, recházalo y llama a la empresa en cuestión.

  12. Información moderada: Nunca dejes en la contestadora de tu casa saludos personalizados que informen que estás de vacaciones. Por el contrario, mientras menos personas lo sepan, mejor.

  13. No seas rutinario: Intercambia las rutinas de tus actividades diarias, de manera que los ladrones no tengan la certeza de los horarios en los que estás fuera de casa.

  14. Ahuyenta a los ‘marcas’: Debes estar alerta con las personas que transitan frecuentemente y de manera sospechosa por tu barrio. Si un extraño lleva rato observando tu casa, repórtalo a serenazgo. Comenta los actos sospechosos y los sucesos inseguros entre los vecinos y adopten medidas de protección en conjunto.

  15. Símbolos raros: Borra inmediatamente cualquier símbolo que encuentres cerca de las puertas de tu casa (en planta baja). Los ladrones los utilizan para informar qué casas son más fáciles de asaltar.

  16. Cuidado con tus redes sociales: No publiques actividades que puedan evidenciar tu rutina diaria en las redes sociales o que anuncien que dejarás tu casa sola por largo tiempo. Utiliza las opciones de confidencialidad que te ofrecen las redes sociales.

  17. Ten las llaves a la mano: Así no darás oportunidad a los delincuentes de abordarte y que te fuercen a irrumpir en tu casa. Coloca tu llave en un llavero llamativo o en un compartimento aislado de tu cartera o mochila para ubicarla con rapidez.

  18. Teléfonos de emergencia: Ten a la mano los teléfonos de emergencia que te ayuden frente a un acto delincuencial en casa. Mantén un anexo del teléfono en tu habitación y lleva siempre tu celular.

  19. Cambio de llaves: Está bien tener llaves extras, en caso necesites tener copias para darle acceso a un familiar cercano o tu pareja. Sin embargo, en caso de pérdida, lo más recomendable es cambiar las cerraduras y tener nuevo juego de llaves.

  20. Contrata un seguro que proteja los bienes de tu hogar: Un robo inesperado puede hacerte perder, rápidamente, todo por lo que has conseguido con el tiempo y tu trabajo. Y si no se cuenta con un respaldo, el costo material podría tardar años en recuperarse. Infórmate de las opciones de Seguros de Hogar que ofrece tu compañía de seguros.

Ahora que conoces estos consejos, podrás estar más tranquilo y tu vivienda mucho más segura.

15 recomendaciones para mantener a tu hijo protegido, sin descuidar tu trabajo

Muchos anhelamos que los días tengan más de 24 horas para concluir con las tareas cotidianas. Imagina ahora el caso de Emilia, una madre que trabaja y que tiene un hijo menor de edad ¿Cómo ayudarla a enfrentar, de la manera más eficiente, el gran desafío de balancear el rol de madre y profesional destacada?

Emilia, como la mayoría de las mujeres, cuenta con las ventajas innatas de ser multitasking. Sin embargo, su preocupación por gestionar de manera desmedida las cosas, la llevan a tener complicaciones a la hora de conciliar sus roles de madre y ejecutiva, pues siente que no pasa suficiente tiempo con su hijo.

¿Qué aspectos debe tener en cuenta?
Para Ricardo Fabris, director de I+D+I del Institute of NeuroCoaching, trabajar en la autoestima, la seguridad y la independencia del menor es lo más conveniente ya que, además de fortalecer su personalidad, reduce el nivel de ansiedad de la madre. Por su parte, Lina Olarte, gerente de Transición de Carrera de LHH-DBM Perú, sugiere que, para toda madre que trabaja, la prevención tiene un valor importantísimo en la seguridad de los hijos.

Sobre la base de dichas ideas, averiguamos una serie de consejos que podría tomar en cuenta Emilia para proteger a su hijo en todo sentido, sin descuidar su trabajo.

 

Con estos consejos, ahora podrás mantener a tu hijo protegido cuando vayas al trabajo.

Recuerda que, a pesar de seguir todas las recomendaciones, es bueno que cuentes con un seguro contra accidentes. Te ayudará a resolver los imprevistos que puedan surgir en el camino.

20 consejos para estar protegido contra fraudes

Hoy más que nunca, la información es un activo valioso, porque es la llave de acceso a gran parte de nuestra vida privada. Por lo tanto, robustecer nuestra seguridad y tener una cultura de prevención es una obligación para evitar fraudes.

Según los especialistas, no hay un método perfecto. De ahí que combinar la tecnología con la intuición sea el blindaje más confiable. Por ello, aquí te dejamos una lista de consejos prácticos para que prevengas acciones maliciosas y evites los fraudes, tanto en Internet como en el mundo real.

  1. Uso de la intuición: No tomes en cuenta mensajes sospechosos, ya sea a través de correos, llamadas telefónicas, mensajes de texto o redes sociales. Ten cuidado con las promociones, los premios sorpresa o los supuestos familiares que, en medio de la noche, llaman con una “urgencia”. Antes de tomar cualquier tipo de acción, confirma la identidad del emisario.

  2. Prevención digital: Adopta buenas prácticas acerca del uso de tus dispositivos digitales e investiga sobre cómo proteger tus datos personales. Las páginas especializadas y los foros en internet siempre son un buen referente.

  3. Protección al día: Actualiza el software anti amenazas - que incluye, entre otras cosas, el antivirus - y el sistema operativo. Adquiere programas con licencias originales.

  4. Clic en la mira: Nunca hagas clic en enlaces, ni abras archivos adjuntos en correos de dudosa procedencia o que no esperas. Por ejemplo, aquellos que te llevan a verificar supuestos movimientos sospechosos en tu cuenta bancaria o te piden tus datos financieros. Si tienes dudas de la autenticidad del correo, te recomendamos llamar a la entidad emisora para confirmar si ellos lo enviaron.

  5. Revisa los correos: Identifica errores ortográficos o de gramática, mala calidad en el diseño, saludos impersonales y genéricos, lenguaje excesivamente formal o alarmista, dominios vagos y cuentas de correo que no coinciden con la de tu entidad financiera o tienen un enlace a una página web.

  6. Ojo con la dirección de las páginas web: Para interactuar con páginas donde harás algún tipo de transacción, es mejor escribir la dirección electrónica directamente en el navegador. Recuerda que las páginas seguras tienen un candado -ubicado en la barra del explorador- que garantiza su nivel de seguridad. Además, siempre debes verificar que, antes de www., aparezca el prefijo https://.

  7. Contraseñas no evidentes: No uses los dígitos de tu número telefónico, las cifras de tu dirección, las fechas de cumpleaños o números de una secuencia correlativa, ya que son fáciles de identificar. Crea contraseñas complejas y únicas para cada servicio. Utiliza una combinación de números y caracteres especiales y cambia la contraseña, de acuerdo con tu frecuencia de uso.

  8. Alerta con tu clave: Recuerda que la clave de tu entidad financiera se solicita solo para confirmar un pago, una transferencia o para la actualización de tus datos personales. Las entidades financieras nunca solicitan tu clave por teléfono, aunque algunas te pedirán que la digites directamente para hacer algún tipo de operación.

  9. Investigación propia: Si te hacen una propuesta sospechosa, busca en Google el nombre de la empresa o persona, seguido de las palabras “fraude”, “estafa” o “robo”. Consume noticias para advertir alguna modalidad de estafa de “moda”.

  10. Revisa tus estados de cuenta: Consulta los estados de cuenta mensualmente, luego de tu fecha de cierre de facturación. Así podrás detectar a tiempo alguna operación que no hayas realizado. Ten en cuenta que existen entidades financieras que ofrecen enviarte un mensaje de texto a tu celular o un correo electrónico cada vez que haya un movimiento con tu tarjeta de crédito.

  11. Compra en sitios conocidos: Haz operaciones online en sitios que tengan reputación y ofrezcan seguridad. Para ello, investiga en foros y toma atención a las recomendaciones y experiencias de otros usuarios.

  12. Publicaciones online moderadas: Medita antes de publicar tu información confidencial, fotos y ubicación en las redes sociales. En todo caso, utiliza las opciones de confidencialidad, pues tu información podría ser usada con fines criminales.

  13. Cultura de la seguridad en tu empresa: Establece hábitos como bloquear la computadora asignada con contraseña, hacer back up (copia de seguridad) permanentemente, no conectar dispositivos externos a la red de la oficina -salvo rigurosas condiciones-, evitar navegar en ciertas páginas y buscar capacitaciones en temas referidos a la seguridad de la información.

  14. Enemigo en casa: Implanta un cross checking (verificación cruzada) en la empresa para evitar tentaciones de estafas. Por ejemplo, algún empleado que use la tarjeta corporativa para gastos personales o reclama gastos inexistentes. Lo ideal es designar a dos personas como responsables de las transacciones.

  15. Teletrabajo monitoreado: Evita que terceros usen la computadora con la que trabajas desde casa y sigue las políticas de seguridad en la gestión de la información de tu empresa. Ten presente que el teletrabajo podría generar vulnerabilidad al sistema de seguridad de la organización para la cual trabajas.

  16. Cuidado con las pirámides: Estas captan dinero con el ofrecimiento de altas ganancias en corto plazo. La persona aporta efectivo y suma nuevos integrantes, quienes también deben poner una cantidad de dinero. Cuando es imposible que todos reciban la ganancia que les fue ofrecida, el sistema colapsa. Usualmente, los promotores de este mecanismo fraudulento no esperan que ello ocurra: antes han desaparecido, llevándose todo el dinero recaudado.

  17. Trabajo perfecto: No creas en los anuncios que ofrecen un gran sueldo por pocas horas de trabajo. Aunque algunos prometen devolverte el dinero, si no tienes éxito, lo cierto es que finalmente te hacen pagar por conceptos como equipos, tramitador o certificaciones inútiles. Además, se quedan con tu información personal.

  18. No uses tramitadores: Asume la ejecución de tus propios trámites y no te arriesgues. Normalmente, los criminales se aprovechan del desconocimiento, la falta de tiempo o la predisposición a delegar de algunos para estafar. Investiga, aprende y, en todo caso, solicita la orientación de personas confiables.

  19. Pago por adelantado: Desecha inmediatamente las repentinas recompensas que caen del cielo. Un ejemplo de ello es la Estafa Nigeriana. A la potencial víctima se le promete una gran suma de dinero, pero antes deberá pagar una “pequeña” cantidad con alguna excusa. Luego de efectuado el pago, el estafador desaparece y se descubre el engaño.

  20. Productos milagrosos: Investiga qué vas a comprar, antes de entregar tu dinero. Sobre todo, en el campo de la salud. Combate la tentación de creer en soluciones rápidas y milagrosas. Adopta la cultura de investigar e infórmate siempre.

Con estos consejos, podrás prevenir cualquier tipo de fraude ¡Empieza a practicarlos!

¿Cómo proteger tus artículos personales cuando estás de viaje?

Cuando nos encontramos de viaje, la distracción y el desconocimiento del entorno son situaciones comunes que pueden hacernos vulnerables a un robo o la pérdida de nuestros artículos personales ¿Qué consideraciones tomar en cuenta para estar más protegidos?

Para evitar cualquier trago amargo que desanime tu futura travesía turística, aquí te dejamos una lista de 12 consejos desarrollados en colaboración con la Cámara Nacional de Turismo del Perú (Canatur).

Como dice Fredy Gamarra, presidente de Canatur, “cuanta más protección, mejor”. Por lo que, la sugerencia principal es contar con un seguro de viaje que pueda auxiliarte en urgencias recurrentes, como pueden ser las emergencias médicas y los accidentes, los equipajes extraviados o robados y la cancelación de un vuelo.

Pero existen precauciones adicionales muy simples, que podemos tomar para que nuestra experiencia sea realmente relajante y memorable.

  1. Seguridad en el destino: Antes de viajar averigua cómo es el destino a visitar ¿Cuál es el grado de la seguridad? ¿Qué lugares o zonas evitar? ¿Qué tan frecuentes son los robos y cuáles son las modalidades más comunes? ¿Es la frecuencia de robos y las modalidades delictivas más comunes?

  2. Documentación a salvo: Mantén en un lugar seguro tu pasaporte y documento de identidad y movilízate con una copia del mismo. Asimismo, fotografía o escanea toda tu documentación y mantenla en tu correo electrónico. Ello te facilitará el trámite de reposición, en caso de robo o pérdida.

  3. Cautela con la billetera: No lleves grandes cantidades de dinero en efectivo, mejor carga siempre sencillo y una tarjeta de crédito en tu cartera de mano.

  4. Datos bancarios a mano: Lleva contigo los números de teléfono de tu banco y, en un papel, los datos de tu tarjeta de crédito. En caso de pérdida o robo de esta, comunícalo inmediatamente al banco.

  5. No parecer un turista: Procura no llevar mapas o guías en la mano. Viste ropa que no desentone demasiado con la moda local y, en lo posible, no llames la atención. La idea es que parezca que llevas tiempo en la ciudad.

  6. Evita en lo posible los lujos: Los viajes, salvo momentos excepcionales, no son un momento ideal para exhibir joyas u otros artículos ostentosos.

  7. Objetos a salvo: Nunca dejes efectivo, tarjetas bancarias, joyas, tablet, laptop, cámara o, incluso, documentos personales a la vista cuando salgas. Es muy probable que el hotel no se responsabilice por las pérdidas. Utiliza la caja de seguridad de la habitación del hotel, o si no la ofrecen, ten un buen candado para tu maleta.

  8. Al salir de noche: Averigua cuáles son las zonas peligrosas y transita por calles principales y bien iluminadas. Si vas a beber, asegúrate de dejar todo lo de valor a buen recaudo, llevar el dinero imprescindible y utilizar un medio de transporte de confianza. También es aconsejable que estés atento a lo que bebes y a quiénes te rodean.

  9. Protege el equipaje: Sea en un viaje en avión o bus, intenta colocar siempre el equipaje en bodega y no olvides colocarle candados, en vez de solo precintos. Lleva en el equipaje de mano solo los elementos necesarios, como documentos, dinero, reloj, Smartphone y cámara.

  10. En el taxi: Toma taxis de empresas de confianza, en lo posible recomendadas por el hotel. Aun así, no reveles tus datos personales y, mucho menos, hables de actividades que puedan implicar gastos de dinero.

  11. Alquila un auto asegurado: Asegúrate de contratar todos los servicios de seguros de protección necesarios para el manejo. No dejes a la vista el equipaje o los objetos de valor. Considera alquilar un vehículo con suficiente espacio de maletera.

  12. Usa tu buen juicio: Si eres víctima de un asalto asume una actitud pasiva para no alterar al delincuente. Finalmente, el sentido común será tu defensor más eficaz.

Así que ya lo sabes, viajar puede ser una experiencia inolvidable. Todo depende de que tomes las precauciones necesarias.

Conoce el top 5 de artefactos que más energía consumen en el hogar

¿Pagas un recibo de luz muy elevado? Conoce qué artefactos consumen más energía eléctrica en tu hogar.

Ya sea viviendo solos o con familia, todos buscamos un ahorro de dinero siempre ¿Qué tal economizar en un rubro trascendental como la energía eléctrica y poner nuestro pequeño granito de arena para mejorar el medio ambiente? ¿Tienes una idea de lo beneficioso que resulta adoptar un uso racional de la energía en el hogar? ¿Sabes cómo ahorrar energía?

Aquí te detallamos cuáles son los electrodomésticos de mayor consumo de energía eléctrica en el hogar.

Vivir y trabajar con cáncer

Luego de haber sido diagnosticados con cáncer, un panorama de incertidumbre y miedos puede aparecer frente a nosotros. Algunos planes pueden verse modificados pero no debemos dejarnos abatir por ello. Puede ser una oportunidad para volver a pensarlos, reorganizarlos o tal vez cambiarlos por completo. Aunque sea un poco difícil a primera vista, podemos aprender de las situaciones que se nos presentan, incluso frente a un inminente diagnóstico de cáncer.

Si esta situación aparece y tienes ocupaciones laborales, es probable que tengas que hacer un alto a ellas y conocer exactamente cuál es el estado en el que te encuentras y ver si es favorable para ti continuar asistiendo a trabajar. Básicamente porque el trabajo requiere de nuestra atención y es una actividad mental o física, que desgasta nuestra energía en distintos niveles según a qué nos dediquemos. Entonces, esto puede ser perjudicial para nuestra mejoría. Requerimos que todos nuestros recursos biológicos se encuentren al 100% y enfocados en recuperarnos.

Quizá puedas conversar con tus jefes sobre el tema para que te brinden los permisos necesarios y asistas a tus controles médicos siguiendo adecuadamente tu tratamiento. Pero si tu salud lo requiere, tal vez estás muy agotado, solicita un permiso de mayor tiempo para poder ausentarte en la oficina y recuperar esa energía desgastada.

Más adelante, al retomar tu trabajo, sentirás que tu autoestima se eleva así como tu confianza. Verás que poco a poco vas logrando equilibrar el desbalance que pudiste atravesar y será el mejor impulso para continuar hasta el restablecimiento de tu salud.

Sin embargo, también es importante que recuerdes otras actividades que siempre te importaron y motivaron pero que por algún motivo, dejaste de lado. Retómalas. Enfócate en disfrutarlas para cortar aunque sea por momentos con pensamientos de la enfermedad y logres conectarte con otras emociones que te enriquecen, te hacen sentir útil y son mucho más placenteras.

Permítete atravesar esta etapa lo más tranquila posible. Retoma paulatinamente tus actividades regulares. Sé permisiva contigo. Disminuye la autoexigencia. Tu cuerpo ha pasado o está pasando por un momento de estrés que requiere de tu propio cuidado y comprensión para retomar el balance.

Eres fuerte y todo lo puedes, tienes muchas posibilidades frente a ti, encuentra el camino adecuado para desarrollar las más favorables. Tu familia, amigos y entorno más cercano te apoyarán, serán tu mejor espacio de contención. Ellos pueden ser tu motivación, mientras tú los inspiras por tu voluntad y ganas de salir adelante. inspiras.

Alimentos que ayudan a prevenir el cáncer de mama

Nuestros genes se encuentran en el núcleo de las células y regulan su crecimiento de manera correcta. En un proceso regular, las células antiguos mueren para dar paso a las nuevas. Sin embargo, con el paso del tiempo pueden ocurrir alteraciones en los genes y generar un desarrollo anómalo de células derivando en la aparición de tumores benignos (no peligrosos para la salud) o malignos (potencialmente peligrosos).

El cáncer de mama hace referencia a un tumor maligno originado a partir de células mamarias y como todos los tipos de cáncer, pueden ser curados si se detectan a tiempo. Es importante que seas muy responsable con tus controles médicos y los realices con la frecuencia que tu médico indique. Como base de este sistema de prevención contra el cáncer de mama, debes considerar una buena dieta nutricional que contenga estos alimentos:

Legumbres. Recomiendan comer unas 2 veces a la semana. Pueden ser lentejas, garbanzos, frejoles, etc.

Arándanos. Contienen gran cantidad de antioxidantes quienes absorben los radicales libres, y éstos son los causantes de desequilibrios celulares que propician desarrollar cáncer.

Brócoli. Esta verdura tiene un componente, el sulforafano, que ayuda a suprimir el crecimiento de células malignas.

Linaza. También conocida como semillas de lino están llenas de ácidos grasos saludables

Ajo. Algunos estudios señalan que tiene componentes como el azufre que retrasan el crecimiento de células cancerígenas.

Té verde. Contiene en su constitución polifenoles, sustancias químicas que tienen comportamiento similar a los antioxidantes.

Salmón, atún y sardinas. El omega 3 es un ácido graso que reduce la inflamación que pudiera contribuir al desarrollo de cáncer de mama.

Nueces. Tiene propiedades antiinflamatorias, omega 3 y antioxidantes. Indispensables para luchar contra el cáncer de mama.

Así como incrementar la ingesta de ciertos alimentos es crucial para prevenir el cáncer de mamá, también debes tener en cuenta la reducción en el consumo de azúcar, carnes rojas y carnes procesadas como son los embutidos.

Por otro lado, si bien algunas investigaciones señalan que aproximadamente el 90% de los diagnósticos de cáncer de mama se producen por anomalías genéticas producidas por el envejecimiento y deterioro regular de las células, una buena alimentación juega un papel crucial para brindar condiciones favorables a este desgaste, natural e inevitable, que experimenta nuestro cuerpo.

Dale la vuelta al cáncer de mama, sé precavido y haz un análisis de tus costumbres alimenticias. No te arrepentirás.

Nota SANNA: Conoce la verdad de algunas creencias sobre el cáncer

Muchas cosas se dicen acerca del cáncer pero, ¿serán todas ciertas?. Revisemos algunas frases que solemos escuchar.

  • ¨Si dejas el azúcar, vas a mejorar¨

    Al ingerir muchos azúcares, sobre todo los refinados, privilegian el aumento de peso y éste, si es excesivo, propiciará la aparición de algunos tipos de cáncer ya que el sobrepeso sí es capaz de alterar nuestro ADN, inflamar nuestro organismo y alterar nuestros procesos hormonales. Sin embargo, si ya hemos sido diagnosticados aumentar o reducir el consumo de azúcar no mantiene relación con nuestra mejora. No hay demostración médica que señale que el disminuir su consumo, pueda curarnos o viceversa.

  • ¨Los celulares causan cáncer¨

    Los celulares efectivamente emiten ondas de radiofrecuencia, sin embargo no son tan intensas como para alterar nuestro ADN o permitir modificaciones celulares que deriven en cáncer.

  • ¨El cáncer es contagioso¨

    El cáncer no es una enfermedad que se contagie a través del contacto con personas enfermas o a través de un virus en el aire. Podría ocurrir en el caso de trasplantes de órganos de personas que tuvieron cáncer pero justamente por ello, los médicos evitan el procedimiento bajo esas circunstancias.

  • ¨Te vas a quedar sin pelo¨

    No todos los medicamentos oncológicos, incluso no todos los fármacos quimioterápicos inducen la caída del cabello, sólo algunos. Consulta con tu oncólogo sobre este tema.

  • ¨Toma esta hierba, es natural y dicen que cura el cáncer¨

    Las hierbas y demás, son terapias alternativas, muchas veces basadas en experiencias, anécdotas o testimonios. No están basadas en evidencia científica por eso es mejor conversar con tu médico sobre el empleo de las mismas.

    Además cualquier terapia "natural" o alternativa, debe ser supervisada por quien la prescribió, no comprada en cualquier sitio, o por internet, esto también aplica para las pastillas de aleta de de tiburón.

  • ¨Una amiga se curó al consumir unas pastillas de aleta de tiburón¨

    Al igual que con las hierbas naturales, no existe hasta el momento ningún estudio que demuestre efectividad en tratamientos de cáncer más que los que ya conocidos y aplicados por los médicos en la actualidad.

  • ¨Yo me curé con este tratamiento, haz el mismo y te vas a curar¨

    Muchas personas podemos tener el mismo tipo de cáncer, al mismo órgano o estar en el mismo estadío, pero los tratamientos son independientes, deben ser indicados por el médico luego de analizar el estado y los antecedentes de cada paciente.

  • ¨Olvídate de tener hijos¨

    No siempre la quimioterapia induce a la infertilidad, sin embargo ésta puede alterarse en forma transitoria en la mayoría de casos. Además, existen muchas alternativas para preservar la fertilidad.

La mala información puede confundirnos o asustarnos más. A veces nos pueden dar muchos consejos con la mejor intención pero si tú o algún ser querido, ha sido diagnosticado, conversa con un médico sobre estos mitos y otros que hayan escuchado. Un profesional del tema, te brindará conocimiento académico y científico que te ayudará a superar esta etapa.

Prevención, la palabra clave.

Según la información brindada por el Ministerio de Salud, el cáncer es la segunda causa de muerte en nuestro país y el 75% de los casos diagnosticados se encuentran en estadíos clínicos avanzados con lo cual las probabilidades de curación disminuyen y el tratamiento puede hacerse más costoso o más incómodo para el paciente. Estas cifras no distinguen edad o sexo. Sin embargo, el 70% de los casos podrían evitarse. Por eso es tan importante comunicar y adoptar una cultura de prevención que permita reducir los índices de mortalidad de esta enfermedad.

Además de mantener una vida con costumbres saludables como: no fumar, hacer ejercicio físico regularmente, comer frutas y verduras diariamente, reducir tu consumo de azúcar, de sal y carnes procesadas, usar protección solar (bloqueador) todos los días todo el año, etc. es importante hacerse exámenes de salud regularmente.

Los médicos eligen los exámenes de chequeo dependiendo del sexo, la edad y antecedentes familiares. Entre los que regularmente solicitan están:

  • Evaluación médica (física, ginecológica o urológica)

  • Mamografía

  • Ecografías (hígado, páncreas, útero, ovario, bazo, riñones, etc)

  • Radiografías de tórax

  • Análisis de laboratorio (de sangre, de heces, orina)

  • Endoscopía

  • Colonoscopía

  • Papanicolau

Como ves existen chequeos generales y algunos más específicos para revisar determinados órganos. Tal vez nos sentimos nerviosos al hacerlos, podemos temer una respuesta positiva de cáncer, pero recuerda que si es detectado a tiempo, tienes mayor oportunidad de superarlo. Un cáncer detectado en sus inicios brinda, a la medicina actual, mayor capacidad de acción para detener su crecimiento y posible extensión a otros órganos.

Si los chequeos preventivos oncológicos forman parte de tus exámenes médicos regulares, estás dando un gran paso en la lucha contra el cáncer. Te sentirás y estarás más protegido de situaciones adversas que puedan afectar tus días al lado de tus seres queridos.

Ten en cuenta también, que existen seguros que brindan programas de prevención y coberturas en caso de necesitar tratamientos. No está de más, consultar por ellos.

— 20 Elementos por página.
Mostrando el intervalo 1 - 20 de 107 resultados.