Vive Pacífico

Notas de Salud y Bienestar

Consumo de comida chatarra, una mala elección

La comida son aquellos alimentos que nos ayudan a subsistir, permiten que nuestro organismo realice procesos que sin ellos no podríamos seguir viviendo. Por ello, cuando hablamos de ¨comida chatarra¨, nos referimos a la que no sirve ni aporta beneficios en la ejecución de las funciones corporales. Normalmente son los que contienen altas cantidades de azúcar, grasa y/o sal y debido a sus componentes, aumentan el apetito innecesariamente provocando a veces un consumo excesivo de este tipo de comida.

Consumir este tipo de comida de manera habitual es perjudicial para la salud, además del aumento de peso existen otras posibles consecuencias que hemos anotado:

Fatiga y debilidad. La comida chatarra no tiene proteínas ni vitaminas, no brindan a nuestro cuerpo la energía requerida para desarrollar tus tareas durante el día y por el contrario, nos hace sentir débiles o cansados.

Problemas de memoria y aprendizaje. Los altos niveles de grasa y azúcar que se encuentra en la comida chatarra interrumpen el funcionamiento regular del sistema nervioso y por ello, algunos procesos cognitivos.

Aumenta el padecimiento de enfermedades cardiovasculares. El aumento repentino de azúcar en la sangre lesiona los vasos sanguíneos inflamándolos.Las grasas que se encuentra en esta comida, fomenta la adhesión de colesterol a las arterias bloqueando el flujo de sangre al corazón.

Depresión. Nuestros niveles hormonales pueden verse alterados, inclinándonos a desarrollar depresión de algún tipo.

Puede provocar problemas digestivos. Las personas que consumen comida chatarra habitualmente, desarrollan colon irritable o reflujo porque el aceite que contiene aumenta la producción de ácido e irrita el estómago.

Incremento en la posibilidad de tener enfermedades renales. Regularmente la comida chatarra tiene en su composición gran cantidad de sal, es decir de sodio, mayor al que nuestros riñones deberían recibir para continuar filtrando correctamente las toxinas que consumimos. Podemos dañarnos al sobrepasar su capacidad de funcionamiento.

Mayor posibilidades de contraer algún tipo de cáncer. La comida chatarra no aporta fibra y ésta permite la limpieza de toxinas en nuestro cuerpo. De no eliminarlas, podríamos estar permitiendo el desarrollo anormal de células y con esto, contraer algún tipo de cáncer.

Puede causar diabetes. La alimentación saludable provee al cuerpo de la cantidad adecuada de glucosa y con este flujo constante, la insulina puede transportar a las células y mantener los niveles de energía equilibrados. La glucosa que no logra ser incorporada a las células, va directamente a la sangre, se a umentan sus niveles en ella y se incrementan las chances de tener diabetes.

Puede dañar el hígado. La gran cantidad de grasa que consumimos en dicha comida, puede lastimar nuestro hígado con daños similares observados en casos de alcoholismo.

Envejecimiento prematuro. Ingerir comida chatarra impide una oxigenación correcta de nuestra piel, no pudiendo sus células realizar procesos de manera adecuada como por ejemplo el de regeneración.

Hay comida chatarra que sabe muy bien y puede ser deliciosa, podemos consumirla a veces a manera de premio para nosotros cuando queremos engreírnos. Tal vez sea difícil elegir en ese momento pero detengámonos a pensar y recordemos cómo queremos sentirnos no sólo ese día sino todos los demás días que queremos vivir.